Saltar al contenido

Faltan titulados en Formación Profesional y Ciclos Formativos

Titulado Superior en Formación Profesional Superior-virtus-educando

En España hay muchos universitarios y faltan titulados en Formación Profesional

En España hay muchos universitarios que al terminar sus carreras no encuentran trabajo. Y mientras solo el 12 por ciento de los jóvenes estudia Formación Profesional. En la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), ese porcentaje es del 25 por ciento, y en la Unión Europea, del 29.

Ya en 2030 España necesitará más empleados con estudios de FP que universitarios

Las previsiones de futuro del mercado laboral reflejan un aumento de trabajos en el sector servicios. Los empresarios piden más plazas de Formación Profesional para afrontar el reto

Entre hoy y 2030, los nuevos puestos de trabajo que se creen en España requerirán un 65% de profesionales con cualificaciones medias (Formación Profesional, ciclos de Grado Medio) y un 35% con altas (FP de grado superior y graduados universitarios).

Esa previsión sobre el futuro del mercado laboral, plantea un reto en España, ya que nuestro País tiene una de las peores tasas de escolarización en Ciclos Formativos de grado medio de todos los países de la OCDE.

España tiene una tasa de estudiantes de Formación Profesional del 12% frente al 26% de los demás países de la OCDE y los empresarios alertan de que hacen falta decenas de miles para hacer frente al desafío

En en el curso 2017-2018 se matricularon en FP un 71% de alumnos más que hace 10 años

España ya ha ido haciendo sus deberes en este sentido, y ya en el este curso 2017-2018, se matricularon más de 824.000 estudiantes en ciclos Formativos, un 71% más que hace 10 años.

Y esto redunda directamente en la empleabilidad, ya que los países con programas de FP bien asentados son más efectivos contra el desempleo juvenil.

Desde las administraciones públicas se trabaja para prestigiar esta formación y dejar claro que no es la puerta de entrada a trabajos de baja cualifiación.

Formación Profesional, la que mejor se adapta al mercado laboral real

En este sentido se está trabajando en la reducción de cuatro a un año el tiempo para la aprobación de nuevos grados, de manera que se de respuesta ágil a la demanda real de las empresas.

Y se incluye a las empresas en la elaboración de nuevos programas, participando directamente en la elaboración de los planes de estudio.

Con estas medidas se busca dar respuesta a las demandas de los empresarios españoles que denuncian, desde hace años, su dificultad para encontrar perfiles intermedios.

Desde los años setenta, cuando desaparecieron las escuelas de maestrías, estamos dirigiendo a los jóvenes a la universidad como elixir mágico de oportunidades, lo que es un error, ya que desprestigia la Universidad y no da respuesta a las necesidades reales de la sociedad.

Los países con economías más prósperas, como Alemania, son más equilibrados y presentan un mayor peso de las profesiones medias.

Las empresas de tamaño medio-alto en esos países participan en la formación de los jóvenes, lo consideran prestigioso. Eso es lo que tiene que cambiar en España.

El 30% de los jóvenes demandantes de empleo ocultan su formación real en el currículo para no ser descartados en los procesos de selección

Adecco, empresa de recursos humanos.

A su vez, el empleo dirigido a titulados en FP prácticamente ha alcanzado al de los graduados universitarios: un 40,3% de las ofertas de trabajo van dirigidas a candidatos con esa formación, ocho puntos más que en 2017 y solo 0,2 puntos menos que las que se dirigen a titulados universitarios.

España crece diferente

Al contrario de lo que sucede en España, en Europa los trabajos que requieren cualificaciones medias se reducen como consecuencia de la automatización y la robotización y se prevé un incremento del 20% en los puestos con un nivel salarial más alto y un 20% en el más bajo.

El total de empleos en España en 2030 teniendo en cuenta la tasa de reposición (cobertura de las jubilaciones) se compondrá en un 39% por trabajadores con cualificaciones altas, 37% medias y 24% bajas -la ESO o menos-.

Según esa previsión, elaborada a partir de los datos laborales de los últimos 20 años,

Hasta ahora, en España también se estaba produciendo esa polarización: un mayor crecimiento de las ocupaciones que requieren alta y baja cualificación.

El modelo que hemos potenciado es el de ir a la universidad o abandonar los estudios.

Durante la crisis ha bajado la tasa de abandono escolar (en 2006 era del 30,3% entre los jóvenes de 18 a 24 años, en 2017 bajó al 18,3%) y ha crecido la de FP.

El futuro crecimiento entre las ocupaciones medias se explica, porque muchos de los trabajos que hasta ahora realizaban personas con baja cualificación, exigen ahora más competencias: idiomas, expresión oral o conocimientos digitales.

Hay muchos trabajos, como los relacionados con atención al público, que los robots difícilmente van a poder sustituir.

Cookies